sábado,27 febrero,2021

Así afecta a la conducción el consumo de distintos tipos de droga

Cada 26 de junio, desde 1987, se celebra el Día Internacional de la Lucha contra el Uso Indebido y el Tráfico Ilícito de Drogas. Con ello se busca concienciar a la población sobre la necesidad de conseguir una sociedad libre de estupefacientes.

Su consumo multiplica la probabilidad de accidentes por dos, en el caso del cannabis, o por tres, con la cocaína. Si además se mezcla alcohol, el riesgo puede llegar a ser hasta 16 veces mayor. Pero, exactamente…, ¿cómo afectan las drogas a un conductor?

¿Cómo ven los conductores que van “colocados”?

La cantidad y el tipo de droga consumida tienen efectos diversos en el conductor, tal y como indica la Dirección General de Tráfico (DGT):

  • Alcohol, la droga más extendida. Su consumo hace que los reflejos se ralenticen y también el tiempo de reacción ocular, especialmente si es de noche. La visión en túnel hace dificulta la conducción y, en casos de alcoholismo crónico, puede haber alteraciones en los ojos y problemas en la visión central.
  • Cocaína y éxtasis. Este tipo de drogas dilata las pupilas y provoca sequedad ocular, lo que explica por qué las personas se vuelven tan sensibles a la luz. Cuando se está conduciendo pueden ver halos en puntos luminosos como semáforos o en los faros de los coches. Su visión nocturna se ve mermada y también se produce un aumento de la presión arterial que puede provocar pérdidas de visión. Con el consumo de éxtasis esta puede volverse borrosa y las ilusiones ópticas hacen que la conducción se vuelva peligrosa.
  • El cannabis también altera la visión. Además del enrojecimiento ocular, esta droga puede dificultar la visión de colores y hace que las reacciones ante un imprevisto sean más lentas de lo normal.
  • El LSD y sus fases. En una primera fase este ácido dilata las pupilas, lo que puede llevar a problemas de fotofobia y a una mala visión nocturna. Al pasar más tiempo se producen alucinaciones psicodélicas que hacen muy difícil estar al volante. En un tercer momento la tensión arterial se dispara, lo que puede ocasionar problemas de visión.

Las consecuencias para el conductor

En España, conducir habiendo ingerido drogas tiene una sanción de 1.000 euros y pérdida de seis puntos del carné; hacerlo bajo la influencia de drogas tóxicas, estupefacientes y sustancias psicotrópicas está tipificado como delito.

Por tanto, puede suponer penas de prisión de 3 a 6 meses, una multa o trabajos en beneficio de la comunidad, además de la privación del derecho a conducir durante uno a cuatro años.

Artículos relacionados

Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

comparte

Últimos artículos

Los nuevos profesores de autoescuela serán titulados superiores de FP del Ministerio de Educación

El nuevo ciclo de Técnico Superior en Formación para la movilidad segura y sostenible inicia una nueva era en el campo de la formación de...

La DGT adjudica las inspecciones en autoescuelas a dos empresas del sector privado

La Dirección General de Tráfico (DGT) ha asignado a dos empresas privadas la realización de los trabajos de auditoría, inspección y control de centros...

Entrevista con Miguel González-Gallarza: “La autoescuela digital es la evolución lógica de la enseñanza vial”

Un reciente estudio demoscópico, publicado por Onroad, muestra que la distancia, el precio y la falta de transparencia son los principales obstáculos con los...

La DGT intensifica la vigilancia de camiones y autobuses

La Dirección General de Tráfico (DGT) ha puesto en marcha esta semana una nueva campaña de vigilancia, que en esta ocasión se centrará en...

Las infracciones en el transporte escolar descienden en un 4%

Más de 2.300 vehículos dedicados al transporte escolar y de menores han sido controlados durante la campaña especial de vigilancia que la Dirección General...