viernes,30 julio,2021

La micromovilidad, ¿la solución al tráfico de las ciudades?

Niveles de contaminación que crecen día a día y zonas colapsadas por el tráfico de vehículos. El crecimiento de las ciudades ha conllevado a que la mayoría de urbes de todo el mundo sufra estos problemas que, además, se acrecentarán en un futuro próximo. Y es que en 2030 se espera que alrededor del 65% de la población mundial viva en ciudades y que las llamadas megaciudades, áreas urbanas con más de diez millones de habitantes, aumenten de las 30 que hay en la actualidad a más de 40.

Con esta expansión de las urbes, un grupo de expertos convocado por el Instituto Coordenadas de Gobernanza y Economía Aplicada, ha analizado si la micromovilidad, es decir, el uso de vehículos ligeros como motos eléctricas, patinetes eléctricos y bicicletas compartidas, es la solución a estos problemas de transporte.

«Se ha convertido en la pieza esencial para resolverlos y es ya un elemento clave en la planificación de los modelos de gestión urbana», han concluido los expertos. «Ha dejado de ser una alternativa para solucionar problemas puntuales de congestión de tráfico para convertirse en un elemento que definirá y dinamizará la vida en las ciudades en el futuro próximo». Y es que, según indican, «los servicios de micromovilidad reducen la cantidad de automóviles en las calles, disminuyen la huella ambiental y proporcionan modelos adecuados de transporte individual. Además de que permiten el desarrollo de iniciativas rentables desde el punto de vista económico».

«De hecho, las soluciones de micromovilidad tienen que incorporarse a cualquier diseño de desarrollo urbano presente y futuro», asegura Jesús Sánchez, vicepresidente ejecutivo del Instituto Coordenadas. «El actual modelo urbano ha colapsado y necesitamos soluciones innovadoras que permitan la movilidad urbana de forma segura y que sean económicamente viables».

Amplias posibilidades de posicionarse

El análisis pone en relieve un estudio del centro McKinsey para la movilidad futura, en el que se indica que alrededor del 60% de los viajes en automóvil que se realizan en la Unión Europea, China y Estados Unidos, tiene un recorrido inferior a ocho kilómetros, por lo que estos podrían beneficiarse de las soluciones que ofrece la micromovilidad. Eso sí, según el centro McKinsey «es poco probable que esta logre expandirse a todo este mercado teórico y se estima que solo llegue a entre el 8% y el 15% de este, puesto que hay restricciones que entorpecen su expansión, como son la dificultad de transportar mercancías, la edad de los usuarios o el clima de algunos lugares».

Aun así, los analistas del Instituto Coordenadas están seguros de que «la micromovilidad se ha hecho habitual en muchas ciudades y que hay ya una clara aceptación ciudadana hacia el modelo, por lo que estas nuevas iniciativas tienen amplias posibilidades de posicionarse, debido a que la mayoría de los lanzamientos se hacen en entornos propicios y solucionan problemas acuciantes para los que, de momento, no hay otra alternativa».

Artículos relacionados

Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

comparte

Últimos artículos